Anónimo
Cuzco, Siglo XVIII
Óleo sobre lienzo
161 x 105 cm

Interesante representación de la Virgen del Rosario a modo de verdadero retrato. Ella aparece delante de su altar, adornada con flores y perlas y con un brocateado en oro impresionante. Vestida para el día de su festividad, María lleva al niño Jesús en brazos, mientras ambos sujetan el rosario como elemento central de la composición.